Roxana Brady, decana interina del Área de Economía y Negocios del INTEC, y Rafael Espinal.
Roxana Brady, decana interina del Área de Economía y Negocios del INTEC, y Rafael Espinal.

Al presentar el cuatro Informe INTEC Análisis de la Economía Dominicana advirtieron que, de incrementarse las tasas de interés, producto del alza de la moneda estadounidense, habría efectos negativos en la inversión y se constreñiría la economía por la vía del consumo y de la inversión

SANTO DOMINGO. La Escuela de Economía del Instituto Tecnológico de Santo Domingo (INTEC) observó con preocupación el aumento “inusual” de la tasa de cambio del dólar durante el primer trimestre de este año, que en enero era RD$48.20 por dólar y al día de hoy se encuentra a RD$49.40 por dólar, para un incremento de un 2.2%, lo cual podría obligar al Banco Central a aumentar las tasas de interés de la política monetaria o intervenir el mercado cambiario con las reservas acumuladas por la colocación de bonos que el Gobierno realizó a principio del 2018.
En la presentación del cuarto Informe INTEC Análisis de la Economía Dominicana, los economistas de la universidad manifestaron que, un incremento en las tasas de interés, que se presume tendría que realizar el Banco Central a corto plazo, tendría efectos negativos en la inversión, constreñiría la economía por la vía del consumo y de la inversión, provocando un más lento crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) para el resto del año.
Indicaron que el movimiento actual del tipo de cambio contrasta con el comportamiento registrado durante los últimos años. “En 2017, el incremento anualizado fue de 3.3% y desde 2007 el promedio anual ha sido de 3.42%. De continuar la tendencia observada en el presente año, el incremento anual será superior al 5.5% alcanzado en 2013.
Los profesionales sostuvieron que esos elementos pondrían en riesgo las proyecciones de crecimiento de 5.5% del PIB, hechas en diciembre pasado para la elaboración del presupuesto del sector público. “Esto podría llevar a una tasa de crecimiento del PIB cercana al 5% para el cierre de diciembre de este año”, argumentaron durante la rueda de prensa.
Además, advirtieron que, el alza en la cotización de la moneda estadounidense en el mercado, acompañada de escasez en la oferta por parte de los agentes de cambio, preocupa al sector empresarial y genera expectativas en inversores y en pequeños y medianos ahorristas, que provocan una mayor presión en la demanda, dado el interés de obtener rentabilidades en inversiones dolarizadas frente a tasas de interés pasivas relativamente bajas en la banca comercial.
Consecuencias del alza del dólar
Para los economistas de esa universidad, el alza en el tipo de cambio ha estado acompañada de un incremento en el precio del petróleo a nivel internacional, que ha provocado a su vez aumentos sucesivos en el precio de los combustibles.
“La combinación de alzas en el tipo de cambio y los precios de combustibles tiene efectos en el nivel de precios de la economía. En la más reciente Encuesta sobre las Expectativas Macroeconómicas, realizada por el Banco Central, el grupo de analistas nacionales y extranjeros consultados sitúa la tasa de inflación proyectada para 2018 en 4.16%, mientras que, el Fondo Monetario Internacional proyecta una tasa de 4.4%, que, aunque se mantiene en el rango proyectado del programa monetario dirigido a metas inflacionarias, muestra una evidente tendencia al alza que expresa las vulnerabilidades de la economía dominicana.
FMI confirma pronósticos del INTEC
En otro orden, el documento de análisis destaca que el Fondo Monetario Internacional (FMI) confirmó, en su informe presentado en febrero, las preocupaciones de la Escuela de Economía del INTEC en el sentido de la insostenibilidad de la deuda a mediano plazo si no se efectúan reformas fiscales “significativas”.
En este informe, el FMI reitera sus recomendaciones de aumentar los impuestos y recortar el gasto para afrontar las presiones fiscales del costo de la deuda pública. “El Fondo Monetario obvia que la carrera de endeudamiento en nuestra economía y en otras naciones se acelera a partir de la crisis financiera internacional de 2008, en una ruptura de las políticas tradicionales ortodoxas de este organismo multilateral”, plantea el documento.
Precisa que, considerando que la deuda oficial consolidada al cierre de 2017 representaba el 51.5% del PIB, el FMI prácticamente conmina a una “reforma fiscal” que amplíe la base tributaria y modifique las exenciones para subsanar el déficit fiscal y la carga que representa el servicio de la deuda sobre los ingresos del Gobierno. “Al cierre de 2018, esta deuda superará el 53% del PIB, con una proyección de 56.7 % del PIB hacia 2023, de acuerdo con el propio organismo multilateral”.
Por último, indicaron que para la Escuela de Economía de INTEC resulta muy preocupante que, ante las vulnerabilidades fiscales, de sostenibilidad de la deuda y del crecimiento económico, las debilidades del mercado laboral, de la estructura productiva basada en la informalidad y de las microempresas, una nueva crisis provoque sacrificios incalculables en la calidad de vida, la estabilidad social y política de la sociedad dominicana.