Rafael Peralta, periodista y escritor.
Rafael Peralta, periodista y escritor.

Escrito por: Rafael Perata Email: (rafaelperaltar@gmail.com)

SANTO DOMINGO. Una política migratoria fundamentada en criterios equilibrados y sopesados estará muy por encima de las actitudes que pueda asumir el jefe del Estado del momento. El mandatario, por más que permanezca en el puesto, es temporal. Las políticas, no solo las migratorias, se conciben para que sobrevivan a sus planificadores y ejecutores.
Del presidente Danilo Medina opinan algunos que es indiferente ante la desordenada presencia de haitianos en República Dominicana. Otros, incluidos miembros de su partido, lo tildan de traidor a la patria porque, según aprecian esos grupos, es prohaitiano. La mesura siempre es aconsejable, se daña si se vuelve indolencia.
Lo que pasa con la excesiva migración haitiana hacia suelo dominicano alimenta el discurso de grupos con marcado sentido “nazionalista”. También alimenta el bolsillo de individuos inescrupulosos que facilitan el paso ilegal a ciudadanos del vecino país. En el pasado, enviar a un militar a la frontera constituía un castigo. Hoy se tiene por premiación.
Un organismo del Estado ha divulgado un estudio sobre el tema “Perfil migratorio de República Dominicana”. Responde al interés de establecer una auténtica política migratoria. Esta investigación, “muestra la evolución normativa y los cambios institucionales de la última década que ha dado el Gobierno dominicano para responder a las dinámicas cambiantes de la migración”.
Ese diagnóstico realizado por del Instituto Nacional de Migración con el apoyo de la Organización Internacional para las Migraciones no puede ser soslayado ni engavetado. Se trata de una línea de pensamiento y de trabajo que ha sido parida por gente empeñada en examinar el problema migratorio como han de verse todos los problemas sociales: a la luz de la ciencia.
Basado en datos y estadísticas emanados de la realidad social y económica, se ocupa de la población dominicana en el exterior, fundamentado en fuentes nacionales e internacionales. Por igual, de los inmigrantes que residen aquí, a partir de informaciones del Plan Nacional de Regularización de Extranjeros, el Banco Central y la Encuesta Nacional de Inmigrantes (ENI-2012).
Las principales conclusiones – según los autores- que se obtienen del Perfil Migratorio con respecto a la situación actual corresponden a cambios en las dinámicas migratorias, la implementación de una “nueva gobernanza migratoria” que ha tenido importantes resultados, así como los principales retos de su consolidación, sostenibilidad e innovación.
También apunta que la gran migración irregular por la frontera terrestre, donde se complican los controles migratorios, hace difícil cuantificar los inmigrantes. Preocupante realidad. Hay que congratular el equipo dirigido por la doctora Flor Rojas y desear que esté pronta la aplicación de una política migratoria capaz de establecer el orden en ese delicado aspecto de la administración pública.