Teodoro Díaz,pastor y maestro.
Teodoro Díaz,pastor y maestro.

Escrito por: Teodoro Díaz Cuevas, M. A.

SANTO DOMINGO. Las multitudes de personas existentes en el mundo que están necesitadas y quepadecen hambre, están compuestas por niños, mujeres y hombres, ancianos,
encarcelados, inmigrantes, prófugos, desempleados y personas con diversas
discapacidades. Estas personas están en espera de que los buenos samaritanos acudan a su auxilio y les extiendan la mano. Serrar nuestros ojos y no querer ver esta
cruda realidad es ir en contra natura y darle la espalda a lo que Dios más admira y valora en el mundo “El Ser Humano”.
Hay un episodio en las Sagradas Escrituras que demuestran la compasión de Jesús por los hambrientos y lo encontramos en el evangelio Según Mateo capitulo
14 versos 13 hasta el 21. “Y saliendo Jesús, vio una gran multitud, y tuvo compasión
de ellos, y sanó a los que de ellos estaban enfermos. Cuando anochecía, se acercarona él sus discípulos, diciendo: El lugar es desierto, y la hora ya pasada; despide a la
multitud, para que vayan por las aldeas y compren de comer. Jesús les dijo: No tienen necesidad de irse; dadles vosotros de comer”.
Lo antes expuesto por Jesús nos interpela a que hagamos todo lo posible para mitigar el hambre existente en mundo de hoy. Además el texto manifiesta especial interés en involucrarnos a todos en esta benéfica tarea, es un llamado de Dios a nosotros para que partamos los panes que el nos ha permitido tener y distribuirlos entre los que menos tienen.