El doctor Nelson Rodríguez Monegro.
El doctor Nelson Rodríguez Monegro.

Pide a la Cámara de Cuentas que haga la auditoría y que incluya los años de su gestión, que son el 2016 y 2017

Santo Domingo.-El director ejecutivo del Servicio Nacional de Salud (SNS) aclaró este martes que es imprecisa la aseveración que aparece en una Resolución de la Cámara de Cuentas en el sentido de que la institución obstaculizó la realización de una auditoría.
Al aclarar cómo devino la situación, el doctor Nelson Rodríguez Monegro explicó que en agosto del 2017 la Cámara de Cuentas notificó al SNS que realizaría una auditoría financiera a la gestión de los años 2014, 2015 y 2016, respectivamente.
Sostuvo que luego de conocer y sostener una reunión con el equipo auditor procedió a convocar a los diferentes directores del SNS, como son Recursos Humanos, Administrativa, Financiera, Planificación y Consultoría Jurídica, todas vinculadas a las áreas objeto de la auditoria.
Dijo que se les aclaró a los auditores que el SNS fue creado en julio del 2015, y que por tanto no contaba con presupuesto propio para el período solicitado (2014-15).
Observó que es a partir del 2016 cuando se le asigna dicho presupuesto, ya que era una instancia desconcentrada del Ministerio de Salud Pública.
“Es precisamente desde el 2016 que tiene un presupuesto propio, pero estaba en una etapa de transición donde la mayoría de los procesos se realizan desde el MSP, porque estaba en la etapa de organización estructural del SNS”, indicó Rodríguez Monegro.
“Quiero precisar que ese equipo auditor tenía un plazo fijo de 60 días, según nos comunicaron, y al parecer, la Cámara de Cuentas no conoce la complejidad de esta institución, una de las más complejas del país”, dijo.
Explicó que el SNS no disponía de muchas de las informaciones a la distancia de una tecla, ya que no existe aún un sistema automatizado, de modo que es importante precisar que informaciones que están en cada uno de los 191 hospitales, más las nueve Regionales de Salud, son una unidad de ejecución del SNS, de modo que las informaciones había que levantarlas ocasionalmente en algunas de esas instancia.
“Es precisamente el equipo auditor el que sugiere al SNS que por el poco tiempo que se disponía no podrían realizarla en el plazo de los 60 días, por lo que recomendaron que solicitáramos diferirla para mediados de este año.
“Nos opusimos a ese planteamiento, porque se podría interpretar como una negativa de nuestra parte a la realización de la auditoría. Si aceptábamos, se vería como que no queríamos que se realizara dicha fiscalización, y es en ese punto que los auditores nos dicen que es algo que se hace y que ha ocurrido en otras instituciones”, precisó.
De acuerdo al titular del SNS, él respondió que la única manera en la que aceptaría esa posposición era si en la comunicación emitida por el equipo auditor de la Cámara de Cuentas quedaba establecido que se trataba de una sugerencia de ellos y no del SNS.
Manifestó que al recibir la minuta de la conversación se negó a firmarla porque no reflejaba lo conversado con los auditores de la Cámara de Cuentas, ni contenían las observaciones que él le había hecho al borrador que le presentaron, y que por el contrario el documento sugería que la auditoria se llevara a efecto dentro del plazo.
Como consecuencia de eso, sostuvo el doctor Nelson Rodríguez Monegro, la jefa del equipo auditor fue a la Cámara de Cuentas y ofreció un informe que no se correspondía ni con lo tratado ni con lo plasmado en la minuta de dicha reunión.
Dijo que posteriormente se le notificó al SNS que tenía una mora en dar las informaciones, hecho que motivó a que se le solicitara una cita al presidente de la Cámara de Cuentas, la cual se efectuó una semana después y se aclaró lo sucedido.
Rodríguez Monegro recordó que en esa reunión, que definió como cordial, el presidente de la Cámara de Cuentas le dijo que lo aclarado no era lo que había dicho el equipo auditor.
“Entonces el presidente de la Cámara de Cuentas nos dijo que eso debe conocerlo el Pleno del organismo, y producto de ese pleno sale una primera resolución donde ellos deciden continuar la auditoria, por lo que procedemos a reunirnos con el equipo del SNS, a quienes pido que estén disponible 24/7 para dicha auditoría.
Le dije que si hay que trabajar de madrugada que lo hagan, porque hay que buscar las informaciones que los auditores solicitaran.
“¿Y qué pasa? Que en ese interín, viene la jefa del equipo auditor y le dije que yo no estaba contento porque su proceder no había sido el que nosotros habíamos hablado, y que además ella había mandado un comunicación diciendo que me negaba a firmar esa minuta, por lo que le aclaré que no podía firmarla porque no reflejaba lo que nosotros habíamos hablado. Esa persona parece que se molestó y al parecer va a la Cámara de Cuentas y contó su versión y en menos de seis días emiten otra resolución diciendo que continuarían con la auditoria y la suspenden, y proceden a un levantamiento con informaciones totalmente imprecisas, porque esa resolución está escrita en tiempo presente, e incluso contiene puntos que los voy a desmontar uno por uno:”
“Primero, dicen que esta institución no tiene un plan operativo. Nosotros sí tenemos Plan Estratégico y Plan Operativo que están en el portal del SNS”.
“Segundo, que no tenemos estados financieros. Aclaro que ninguna institución pública, hoy en día tiene estado financiero, ya que la herramienta oficial para darle seguimiento a todos los procesos financiero es el Sistema de Información de la Gestión Financiera (Sigef), el cual no tiene módulo en cuentas por pagar, por cobrar y actualización de los activos, y como consecuencia sin esa herramienta no puede haber estados financieros, y lo que lo hace ese nivel central es que realiza un consolidado en cada una de las instituciones, por lo que esa es una inobservancia”.
“Tercero, que no tenemos un sistema automatizado contable. Es verdad, pero eso no quiero decir que no tengamos contabilidad, pues sí tenemos contabilidad, la cual cumple con todos los procesos y puede ser perfectamente auditada”.
“Cuarto, que no tenemos control de la nómina. Eso es falso, ¿por qué?, porque nosotros utilizamos el Sistema de Administración de Servidores Públicos (SASP), que es la herramienta de la administración pública y ahí no hay posibilidad de que usted tenga personal contratado o empleado que no esté registrado, ya que no podría pagarlo”.
“Quinto, que no tenemos evidencia del pago a la Tesorería. Ese es un pago que se descuenta automáticamente, y si usted entra a la página de la Tesorería de la Seguridad Social y busca el Servicio Nacional de Salud encontrará que estamos al día en el pago”.
“Sexto, que el SNS tiene problemas con las contrataciones. Todos los contratos están debidamente supervisados por la Dirección General de Contrataciones Públicas.
Todo el que me conoce sabe que no tengo motivos para ocultar informaciones”.
El doctor Nelson Rodríguez Monegro dijo que ha conversado con los directores de Presupuesto, Contraloría, Compra y Contrataciones y de Ética Gubernamental, y todos le han dicho que dicha situación no tiene precedentes, ya que, incluso, la Cámara de Cuentas hace juicio de valor sobre algo que no han hecho, es decir, opinan como si hubieran hecho la auditoria cuando en realidad no la hicieron.
Dijo que solicitará a la Cámara de Cuentas que haga dicha auditoria, y que ésta incluya los años 2016, cuando inició su gestión, así como el 2017, que acaba de concluir, el 2017.
“No tengo ningún tipo de problema con eso. Soy el primero que va y se ´tranca´ si aquí encuentran algo que me vincule con alguna irregularidad”, subrayó finalmente.