Es un fenómeno que se repite en cada sismo: existen zonas de Ciudad de México donde el mismo movimiento se siente de forma distinta. BBC MUNDO.
Es un fenómeno que se repite en cada sismo: existen zonas de Ciudad de México donde el mismo movimiento se siente de forma distinta. BBC MUNDO.

Por BBC Mundo

Es un fenómeno que se repite en cada sismo: existen zonas de Ciudad de México donde el mismo movimiento se siente de forma distinta, incluso de una calle a otra muy cercana.

Así, en terremotos como el de 7,1 grados en la escala de Richter que afectó este martes la capital mexicana, hubo edificios que colapsaron pero otros no, a pesar de encontrarse a escasos metros.
Más de 220 muertos por el potente terremoto de magnitud 7,1 que sacudió el centro de México el día del aniversario del gran sismo de 1985.
"Tienes que estar fuerte": el drama de los padres de los niños atrapados en la escuela destruida por el terremoto en Ciudad de México
Así ocurrió, por ejemplo, en las colonias Roma y Condesa, entre las más afectadas por el movimiento.
Pero ¿por qué?
Una de las razones es el terreno donde está cada zona de la ciudad. Gran parte del centro de la ciudad se encuentra sobre el sedimento de antiguos lagos, haciendo que el suelo sea menos firme.
Un mapa de zonas sísmicas del Instituto de Geofísicas de la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM), señala que en la capital del país existen tres tipos de suelo que reaccionan de manera distinta ante los sismos.
El más firme se encuentra en regiones montañosas alrededor de la ciudad, donde los movimientos telúricos son prácticamente imperceptibles.
Otro es el llamado de transición, donde impacto de los sismos aumenta.
Y el tercero, considerado como blando, es donde las ondas se sienten con más fuerza y por mayor tiempo.
Suelos blandos
Es este tipo de suelo donde se encuentra la zona central de Ciudad de México, y que incluye a colonias como Roma y Condesa.
¿Por qué algunas personas no escucharon la alerta sísmica antes del terremoto de 7,1 de México?
Así quedó Jojutla, el municipio cercano al epicentro del sismo que sacudió a México
Cuando se inicia un terremoto, este último suelo es particularmente vulnerable a agitarse como si fuera gelatina, a sufrir temblores por más tiempo y a ver cómo sus edificios son sacudidos.
"Los materiales más suaves amplifican el movimiento del suelo", dijo Susanne Sergeant, sismóloga de la organización responsable de la Encuesta Geológica Británico.
Pero también aseguró que, en este momento, "es difícil decir si un edificio fue dañado debido a la arquitectura o la variación geológica".
También porque, incluso en estos suelos blandos, el impacto de los sismos es distinto por el tipo de mantenimiento que se le da a las construcciones.
Reglas de construcción tras 1985
El terremoto de 1985 en México causó más de 10.000 muertes, arrasó con 30.000 edificios e hirió a unas 68.000 personas.