Marlin Martínez.
Marlin Martínez.

El destacado abogado José Rafael Ariza reveló ayer que no aceptó defender a Marlin Martínez y a su hijo, Marlon, imputados por la muerte y desaparición de la joven Emely Peguero, porque la mujer se negó a aceptar que su vástago se declarara culpable del caso, ya que aseguraba que el cadáver no aparecería.
Dijo que fue contactado por la imputada antes de que el cuerpo fuera encontrado para que asumiera su defensa, pero que en vista de que habían tantas evidencias de su participación le recomendó declararse culpable y hacer una ‘defensa positiva’.
Entrevistado por Lorenny Solano para Lo Que Pasó en 7 Días, de Telefuturo, Ariza dijo que se trasladó el martes pasado a San Francisco de Macorís y a Salcedo a conocer a los imputados y a analizar el caso y que aprovechó para conversar con los fiscales de ambas provincias por entender que lo que buscaban los acusados era consensuar.
El experto en derecho dijo que las evidencias condenatorias eran muchas, por lo que les recomendó una ‘defensa positiva’, para que Marlon confesara el crimen y dijera dónde estaba el cuerpo de Emely y que a Marlin le dieran fianza.
“Mi recomendación en ese momento fue que admitiera los hechos para que consiguiera una pena menor, incluso le dije que hablaría con la Fiscalía para que si cooperaba y decía dónde estaba el cuerpo se pudiera llegar a un acuerdo, pero como ella estaba empecinada en que el cadáver de Emely no aparecería no aceptó mi recomendación”, expresó el jurista.
Casos recurrentes. Ariza indicó que como el caso de Emely existen muchos en el país, de menores en relaciones con adultos que en muchas ocasiones les doblan la edad y los padres lo permiten y algunos reciben prebendas para permitir esa ilegalidad.
Aclaró que el menor no tiene derecho a decidir si tiene una relación con un adulto o si consume alcohol, ya que todo eso es penado por la ley.
Fue llevada a cárcel de Rafey. Marlin Martínez, quien hasta el viernes pasado era subdirectora de Pasaportes, fue recluida ayer en una celda del Centro de Corrección Rafey-Mujeres, en Santiago.
El ingreso al referido penal de la principal sospechosa en el crimen, junto a su hijo Marlon Martínez, obedece a la medida de tres meses de prisión preventiva dispuesta el pasado viernes por la Oficina de Atención Permanente de la San Francisco de Macorís.
Marlin permanecerá sola en una celda del recinto para evitar que las demás reclusas la agredan, debido a que el asesinato que le imputan ha consternado no solo a la comunidad de Cenoví, de donde era oriunda Emely, sino a toda la sociedad dominicana.