San Juan. El gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló, declaró hoy el estado de emergencia y activó la Guardia Nacional.
San Juan. El gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló, declaró hoy el estado de emergencia y activó la Guardia Nacional.

San Juan. El gobernador de Puerto Rico, Ricardo Rosselló, declaró hoy el estado de emergencia y activó la Guardia Nacional después de que el Centro Nacional de Huracanes (NHC, por sus siglas en inglés) de EE.UU. declarara una vigilancia de huracán para la isla ante el paso sistema tropical Irma.
Rosselló encabezó una conferencia de prensa de jefes de agencia en la que hizo público que quedan suspendidas de forma inmediata las clases y que los empleados públicos terminarán este martes su jornada laboral al mediodía, dado que se espera el impacto de Irma ya en Puerto Rico el miércoles. Rossellló, que insistió a la población del peligro que supone el sistema, explicó que la decisión la tomó después de conocerse la determinación del NHC, que hoy emitió una vigilancia de huracán para Puerto Rico, las Islas Vírgenes de EE.UU. y las Británicas.
El ojo del huracán Irma, de categoría 3, se sitúa según el último parte de la NHC en la latitud 16,8 grados norte longitud 53,3 grados oeste y se mueve hacia al suroeste a 22 kilómetros por hora (14 millas por hora). Los vientos con fuerza de huracán se extienden hasta 45 kilómetros (30 millas) del centro y los vientos con fuerza de tormenta tropical se extienden hasta 220 kilómetros (140 millas).
Hay además una vigilancia constante para las islas de Antigua, Barbuda, Anguila, Montserrat, San Cristóbal y Nieves, así como para las islas de Saba, San Eustaquio y San Martín. El ciclón se encuentra a 980 kilómetros (610 millas) al este de las islas de Sotavento (Antillas Menores) con movimiento actual suroeste a 22 kilómetros por hora (14 millas por hora) y, según el pronóstico, estaría el martes sobre el norte de ese archipiélago, según el informe del CNH.
Rosselló adelantó además que mañana emitirá una orden de desalojos preventivos por toda la isla para atender la situación de personas que viven en zonas inundables o en viviendas con estructuras frágiles. “Trabajamos con los municipios y proveeremos la información”, dijo el gobernador, tras subrayar que es fundamental la colaboración ciudadana y que están en juegos vidas humanas.