A la vista parte de las calles 2 y 4 del Sector Invi, que colindan con los barrancones. En la esquina casi todas las noches asaltan a sus víctimas.
A la vista parte de las calles 2 y 4 del Sector Invi, que colindan con los barrancones. En la esquina casi todas las noches asaltan a sus víctimas.

Escrito por: Wendy Carrasco

Los padres de familia temen por la vida de sus hijos y la propia

SANTO DOMINGO. “Mangas por hombros”, así calificaron ayer los residentes de Los Alcarrizos, la situación de calamidad que se vive en este populoso municipio de Santo Domingo, donde la criminalidad aumenta cada día.
Se ha convertido normal ver a plena luz del día asaltos a mano armada, robos a tiendas, bancas de loterías y el consumo y venta de drogas. Esto sumado, a la cruda realidad económica de la mayoría de sus moradores.
Las personas entrevistadas se negaron a dar su identificación por temor a represalias y lamentan que en muchos casos, las autoridades policiales son las primeras que se hacen de la vista gorda ante estos recurrentes episodios de violencia.
Expresan que en ningún lado del sector ni de su casa se sienten seguros, porque una bala los pudiera alcanzar. "Tememos por la vida de nuestros hijos, familiares y la propia".
“Ahora como nunca tenemos de salir a las calles por miedo a ser asaltados o tiroteados por los delincuentes para quitarnos lo que sea que llevemos. Ni en los autobuses estamos a salvo, porque hay delincuentes motorizados que siempre están acompañados.
"Son osados, el que ocupa la parte de atrás del motor, se alza y entra parte de su cuerpo en las guaguas repletas de personas para de manera sorpresivas a sus propietarios sus celulares y carteras", aseguran.
El fin de semana empeoró la ola de violencia, ya que varias personas resultaron heridas de balas. Esto ocurrió en diferentes sectores de Los Alcarrizos, y en ningún momento se presentó la Policía Nacional, afirman.
Uno de estos hechos se originó en el drink “Power 2”, ubicado en la calle manzana 6, del sector Invi, donde se armó una riña en horas de la madrugada del domingo, y los involucrados salieron disparando por las calles al estilo del Viejo Oeste, creando mucho terror en la vecindad.
La noche del domingo, ocurrió otro tiroteo entre calle manzana 2 del mismo sector Invi, que hace esquina con los barracones. En esta ocasión, un hombre no identificado y un agente policial se enfrentaron a tiros por presuntos problemas pasionales.
Según versión, el policía, quien se presume falleció, trató de impedir que su victimario, agrediera a un primo por la diputa de esos por una mujer.
El tiroteo continuó, y sin la presencia policial en la zona, pese a que el Destacamento de la Policía se encuentra próximo, en Canta la Rana.
Esta mañana la Policía puso bajo arresto a varias personas, pero ya es usual que los detenidos sean puestos en libertad con facilidad, señalan.
Caos en la economía
Dijeron que una de las causas que ha provocado este aumento de la delincuencia, es la misma situación económica de la mayoría de estos residentes, ya que principalmente la juventud no tiene oportunidades, empleos ni recreación sana. Los propietarios de drink y discotecas son los únicos que están sacando ventajas a esta calamidad.
Aunque hay muchas personas que se esfuerzan por estudiar y superarse, pero el sistema económico y la falta de protección, los sepulta y limita a salir del círculo en el cual se encuentran.
Señalaron que aunque el municipio cuenta con mucha zona verde, el cabildo de Los Alcarrizos, nunca se ha interesado en instalar un club funcional, donde las familias puedan recrearse sanamente.
“Estamos lejos de la civilización y nadie viene en nuestro auxilio, y no creemos que con estas características del municipio, ningún empresario quiera invertir para instalar franquicias de comidas, cines, malls y supermercados, que ayudarían en mucho a liberarnos de la pobreza y la arabalización”, concluyeron.