El ingeniero Diandino Peña, director de la Oficina Para el Reordenamiento del Transporte (OPRET), responsable de la construcción y administración del Metro de Santo Domingo, negó el enriquecimiento ilícito del que se le acusa.

“Las empresas que tengo son del patrimonio familiar de más de 40 años de trabajo de muchas personas que se han esforzado en dejar un legado a sus sucesores”.
En ese orden aclaró que son 22 compañías familiares no 28 como se dijera y las mismas estás declaradas, por lo que son legales y pagan todos sus impuestos, es decir que está al día con sus obligaciones fiscales.
“Si hay alguna que no aparece en mi declaración jurada, algo que debo hacer como funcionario público, es porque yo no soy el titular, sino el gerente y a razón de eso mis asesores financieros consideraron que no corresponde. Pero si ellos se equivocaron y alguien tiene pruebas de que quizás esa medida es ilegal que lo someta a las instancias correspondientes y de determinar que es cierto, yo resarciré el daño causado”.
A continuación dos audios con todas las declaraciones del señor Peña:
Fuente: El Sol de la Mañana.
Resaltó que todas las propiedades que maneja son empresas familiares por lo que sus fondos no son de sus cargos en el Gobierno como funcionario público, sino del resultado de un fuerte esfuerzo de muchos años de su familia.
Confesó a los periodistas del programa El Sol de la Mañana, que se transmite por Zol 106.5 FM, que le ofreció esta entrevista porque necesitaba dejar claro que no tiene ningún emporio de empresas ilegales, porque esas acusaciones están afectado a su familia.
“Mis declaraciones son para devolver la paz a mi familia, porque todos los días mis hijos y nietos me preguntan que tienen que decir en sus escuelas antes las acusaciones en contra de nosotros”.
Para limpiar su nombre, explicó que las obras en las que trabajó ya fueron auditadas por la Cámara de Cuentas en el 2012 y no hubo ningún hallazgo de irregularidades, lo que evidenció que no se realizó un manejo indebido de los fondos.
Pero aunque no ha recibido ninguna notificación de la Cámara de Cuestas tras el escándalo que le involucra , está solicitando que le hagan auditoría, para que se demuestre que todo está en orden en este año.
Sobre el inicio de sus fondos narró que es un hombre honrado que sustentó su familia de 12 miembros ganando 2 y medios pesos a la semana, en una banca de apuestas, y que después consiguió trabajos en otros lugares en lo que fue ascendiendo.
En relación a eso expresó que ingresó a la actividad pública con proyectos unifamilares, en el año 1978 y fue ahí cuando comenzaron a desarrollar decenas de trabajos y lo que ganaba lo invertía en otro, para obtener mayores ganancias. Al mismo tiempo recordó que en ese entonces se compró su primer vehículo en 1,200 pesos y tenía su oficina en el baúl del carro.