Fue condenado a diez años de prisión un hombre acusado de hacerse pasar por fiscalizador de la Dirección General de Impuestos Internos (DGII), cobrándoles altas sumas de dinero a los contribuyentes para que estos no fueran multados por la Administración Tributaria.

Se trata de Miguel Antonio Burgos (Burguitos), quien anteriormente tuvo una participación activa en la comisión de delitos tipificados en la ley penal como falsificación, uso de documento público falso y usurpación de funciones, creando reincidencia en esas violaciones, razón por la cual fue declarado culpable de violar los artículos 56 y 148 del Código Penal Dominicano.
La sentencia fue dictada por la Segunda Sala de la Corte de Apelación del Distrito Nacional, ratificando la decisión de primer grado que condenó al imputado.
El Tribunal de Apelación retuvo la decisión de Primera instancia incluyendo la determinación de que Miguel Antonio Burgos es reincidente en usurpar las funciones de fiscalizador de la DGII, enviándolo a la Penitenciaria Nacional de la Victoria, para que allí cumpla su condena.