La Fuerza Aérea está reduciendo discretamente la cantidad de misiles nucleares que tiene en tierra, como lo había planeado el gobierno del ex presidente Barack Obama para cumplir con un tratado de control de armas con Rusia. La reducción está casi completa pese a que el presidente Donald Trump argumenta que el tratado da a Moscú injusta ventaja.

La reducción, de 450 a 400 misiles, es la primera disminución para la fuerza intercontinental de misiles balísticos, O ICBM por sus siglas en inglés, en una década, cuando el arsenal se redujo en 50 misiles. La Fuerza Aérea dice que los últimos recortes de misiles Minuteman 3 estarán terminados en abril, dejando al arsenal con la menor cantidad de misiles desde principios de la década 1960.
En el 2014, el gobierno de Obama anunció planes de reducir los misiles para moldear a la fuerza nuclear en general, incluyendo bombarderos y armas nucleares, al acuerdo New START que Estados Unidos y Rusia acordaron en el 2010. Ambos países deben de cumplir con los límites del tratado para febrero 2018.