El temblor, de magnitud 6,5, no ha ocasionado víctimas mortales, aunque sí heridos y daños en edificios

El Papa visita Amatrice por sorpresa para celebrar su santo con las víctimas del terremoto
FOTOGALERÍA El terremoto, en imágenes
Amatrice desde el aire
Un nuevo terremoto de magnitud 6,5, más fuerte aún que los del pasado jueves, se ha sentido este domingo a las 7.41 el centro de Italia. El seísmo, con epicentro entre Perugia y Macerata, ha hecho temblar durante varios segundos las casas del centro de Roma y de ciudades tan distantes como Florencia o Nápoles. No se tiene noticia de víctimas mortales, aunque sí hay al menos una veintena de heridos, la mayoría leves, según datos de Protección Civil. Los daños materiales son cuantiosos. La magnífica basílica de San Benedicto, en Norcia, se ha venido abajo en gran parte.
Los casi 5.000 vecinos de la localidad de Norcia, especialmente afectada por el nuevo seísmo, están angustiados y temerosos porque la tierra no deja de temblar. El acceso al centro de la ciudad se ha cerrado. Numerosos edificios e iglesias se han venido abajo o han sufrido importantes daños en sus cimientos. Tres días antes, otros dos seísmos, uno de magnitud 5,4 y otro de 6,2. sacudieron la provincia de Macerata, en la región de Las Marcas. El miedo a las réplicas hizo que muchos vecinos ya se encontraran fuera de sus casas.